Derechos LGTBIQ+ en el conurbano

El conurbano bonaerense, frecuentemente asociado a la marginalidad en medios masivos, está compuesto por 24 municipios y tiene una población de más de 11 millones de habitantes. Recientemente, el colectivo Conurbanes por la Diversidad lanzó un informe para dar a conocer qué políticas públicas LGBTIQ+ se llevan a cabo en cada uno de sus distritos.


Hacia 2015, el diario La Nación se burlaba y criticaba duramente la sanción de la ley provincial Diana Sacayán (Nº14.783). Dicha legislación, celebrada por la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH), establece un cupo laboral travesti-trans no inferior al 1% del total del personal en ámbitos de trabajo estatales y privados. Sin embargo, aparentemente no todos los municipios del conurbano adhieren a la normativa.

El trabajo, comentado por las diputadas Mónica Macha, Mayra Mendoza y Karina Nazabal,  recopila la información publicada en los sitios web de los diferentes municipios. Divide las políticas públicas en tres categorías de análisis:

  • Institucionalización. Programas o estructuras construidas dentro de los aparatos estatales locales para garantizar planeamiento y ejecución de políticas.
  • Políticas sociales. Intervenciones para la mejora de las condiciones de vida de la población LGTBIQ+ de cada municipio.
  • Visibilización. Acciones y legislaciones locales que mejoran la visibilidad del colectivo y promueven el respeto.

¿Qué entendemos por política pública? Intervenciones planificadas desde el Estado a los fines de mejorar la calidad de vida de su ciudadanía y garantizar el acceso a derechos.


Según el relevamiento, en municipios como Ezeiza, Presidente Perón, Berazategui (zona sur) y Vicente López (zona norte) las políticas públicas en materia LGTBIQ+ son escasas o no hay estrategias diferenciadas. En los casos de San Miguel, San Isidro y Quilmes sí han adherido a la ley de cupo laboral travesti-trans, sin embargo sus políticas a nivel visibilización son nulas. José C. Paz padecería la misma problemática en relación a la ausencia de visibilidad, a pesar de contar con una Dirección de Políticas de Género y Diversidad Sexual.

Desde el año 2008, Lanús y Morón implementan acciones sistemáticas: cuentan con áreas dentro de los municipios destinadas a políticas de Género y Diversidad, consultorios de salud inclusivos, programas de protección y apoyo destinados a las travestis y trans, adhesión a la ley Diana Sacayán, ordenanzas para el respeto al nombre de la identidad de género en los diferentes espacios sociales de la localidad. En cuanto a visibilización, ambos municipios reconocen por decretos u ordenanzas algunas fechas de la comunidad LGBTIQ+: Día de la Visibilidad Lésbica y Lucha contra la Lesbofobia (7 marzo), Día de Lucha contra la Discriminación por Orientación Sexual e Identidad de Género (17 de mayo).

Entre otras acciones de visibilización destacadas en el conurbano se pueden señalar: Plaza Claudia Pía Baudracco (Avellaneda), declaración de interés municipal del libro de la activista Marlene Wayar (Florencio Varela), festivales del Orgullorealización de murales (Escobar), Mateadas por la Diversidad (Tigre) y campañas de promoción de derechos.

43099034_1164392103717063_3448901495087431680_o
Políticas de visibilización con Cambiemos en Morón: un banco de la Diversidad

Dime a quién ajustas y te diré quién eres

Mientras en La Nación, en 2015, una nota editorial era titulada «Absurdo cupo para travestis y transexuales»las políticas públicas daban pelea contra ese sentido común conservador que no tuvo ningún problema en afirmar: «Disponer mediante una ley que una persona tenga derecho a acceder a un cargo por la elección sexual que realiza no es protegerla, sino discriminarla».

Desde esa lógica liberal y conservadora se invisibiliza una realidad cotidiana para miles de travestis y trans: se evita mencionar que «son derechos que las travestis nunca han podido ejercer, ni siquiera acceder», como explica la diputada Karina Nazabal.

La relación entre política económica y género, en el plano cultural y social, es inescindible: sin presupuesto y estrategias destinadas a paliar las desigualdades de géneros es difícil generar cambios duraderos en la sociedad. Las decisiones del gobierno de Cambiemos (2015-2019) tendieron a desfinanciar esta lucha.

En el municipio de Lanús, las políticas de recorte discontinuaron el funcionamiento del Consultorio Inclusivo de salud en el Hospital Evita, que había nacido en 2012. Asimismo, el Programa Municipal de Protección Social a Personas Travestis y Trans (2014) también dejó de operar. En Morón, si bien el ex intendente Ramiro Tagliaferro (Cambiemos) agregó a la Dirección de Políticas de Género la cuestión de la Diversidad en su nombre, su gestión es denunciada por desmantelar parte del funcionamiento de la institución y por haber despedido a una de sus trabajadoras arbitrariamente.


Fuentes

Foto de portada: link

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s